martes, 5 de junio de 2012

Era judío y ateo; burlón y descreído; sarcástico y corrosivo... hasta que la Virgen se le apareció

Judío y ateo; burlón y descreído; sarcástico y corrosivo. Alphonse Ratisbonne era eso y más.Todo, cualquier cosa, antes que cristiano, y no digamos que católico, creyente, miembro del rebaño.

Hijo de un rico banquero hebreo de Estrasburgo, acostumbrado a la buena vida, a los lances del amor, a la ociosidad turística, de ese natural irritantemente escéptico que produce la permanente satisfacción de las últimas superfluidades materiales, Ratisbonne se encontró con la fe, con una fe arrolladora que se llevó por delante sus prejuicios una fría mañana del mes de enero en una capilla de la ciudad de Roma.

En apenas unos minutos, todo en lo que creía desapareció como por ensalmo, conjurado por una realidad que le arrebató sus pasadas certezas de burgués adinerado, positivista y pagado de símismo. Algo inesperado y milagroso, inconcebible, se agazapaba entre los pliegues de los designios de la Providencia. Pero comencemos ya el relato de su conversión.

Próximo Oriente
Alphonse Ratisbonne tiene 27 años y va a casarse próximamente. Esa edad, frisando la mitad del siglo XIX, es ya avanzada como para contraer nupcias, pero Alphonse ha querido aprovechar la vida, que le ha brindado lo mejor que podía ofrecerle. La boda es con su prima Flore, a quien ama tan profundamente que ni siquiera el parentesco le hace dudar de su propósito.

Antes de celebrar la ceremonia, Alphonse ha decidido emprender un viaje que le lleve desde Francia hasta el Próximo Oriente, teniendo como destino final Jerusalén.

De camino, sin prisas, piensa visitar las principales ciudades de Europa. Mientras hace planes, Alphonse tiene un pensamiento para su hermano Théodore, que se ha ordenado sacerdote ¡católico! hace ya doce años. Se acuerda de él y sonríe condescendiente, con un rictus de compasión afectada, meneando la cabeza con resignación.

Nunca entenderá cómo un hermano suyo ha podido convertirse a la fe de ese galileo descarriado. Lo que ignora es que ese hermano le encomienda a él todos los días, sin faltar uno, a la Inmaculada.

Alphonse tiene previsto salir hacia Nápoles y pasar por Estambul para, finalmente, llegar a Palestina. Pero se detiene primero en Roma, el 6 de enero. En la ciudad papal comienza por visitar el gueto, donde se apiñan casi cinco mil de sus hermanos judíos. Aquello le enerva aún más en contra del catolicismo y del pontífice.

En Roma, Ratisbonne se encuentra con un amigo que, procedente del luteranismo, se ha convertido al catolicismo. Se trata de Théodore de Brussières, quien se halla allí para reunirse con un grupo de católicos galos en peregrinación, y que ha entablado una profunda amistad con el hermano sacerdote de Alphonse.

Théodore encomienda a tan pías amistades al descreído judío, que bien lo necesita.Y se propone, si no convencer por las buenas, sí solicitar de su amigo que se preste a un ruego: colgarse del cuello la Medalla Milagrosa de santa Catalina Labouré.

Divertido, aunque seguramente algo molesto, Alphonse no encuentra ningún inconveniente en portar el ‘amuleto’.
La mañana del 20 de enero de 1842, Alphonse acompaña a Théodore a realizar un encargo, por lo que ambos se dirigen en coche de caballos a la iglesia de Sant’ Andrea delle Fratte, sita junto a la plaza de España de Roma. De Brussières va a pagar un funeral para un ilustre caballero que acaba de morir apenas dos días antes.

Mientras, Ratisbonne debe decidir si espera en el gélido coche o si sigue a su amigo a la iglesia, al resguardo del frío. No es que la iglesia sea gran cosa, pero De lrussières le advierte que tardará poco en sustanciar el asunto. Será cosa de pocos minutos. Al traspasar el umbral del templo, Ratisbonne observa en derredor. Verdaderamente, la iglesia no vale gran cosa. Es más bien fea. Y en su interior todo está oscuro, con excepción de una pequeña capilla, que despide un poderosa luz.

Como en una cascada, todo se precipita. Sin saber cómo, la existencia que ha conocido Alphonse hasta ese momento se desvanece, y de pronto se encuentra a sí mismo arrodillado a la entrada de la capilla, ante la cual se disponen los objetos litúrgicos para el funeral. Aquel momento representa la separación
entre dos mundos.

Ojos para Ella
Lo que sucede a continuación lo relata el propio Ratisbonne: “Levanté los ojos hacia la luz y vi, de pie en el altar, viva, grande, majestuosa, bellísima y con aire misericordioso a la Santa Virgen María...”.

La imagen que contemplaba era semejante a la que colgaba de su cuello, aunque apenas podía sostener su visión con los ojos; entonces, prosigue Ratisbonne, “... fijé la mirada en sus manos y vi en ellas la expresión del perdón y la misericordia (...) aunque Ella no hubiera dicho una palabra, comprendí de pronto el horror del estado en que me encontraba, la deformidad del pecado, la belleza de la fe en el Evangelio...”.

Más tarde, rememorando aquel momento, aseguraría que “en ese mismo instante, una venda cayó de mis ojos (...) veía, al fondo del abismo, las miserias extremas de las que había sido sacado por un acto de misericordia infinita...”.

Su conversión fue instantánea, pues María le había hecho entender todo de una sola vez, como él mismo decía: “Ella no me ha dicho nada, pero yo lo he comprendido todo”.

Desde ese momento en adelante, Alphonse fue violentamente rechazado por sus antiguos correligionarios y por gran parte de su familia, mientras arrostraba la separación de su amada Flore.

Lo esperaba, pero eso no hizo que le doliera menos. Pese a lo cual, hasta que murió más de cuarenta años después, no tuvo ojos más que para Ella. Cuando, ya en sus últimas horas, luchaban los médicos por su vida, les repetía: “¿Por qué me atormentáis con vuestras curas? ¡Dejadme ir hacia María!”.

En su lecho de muerte, Alphonse Ratisbonne no se olvidó de aquellos a quienes debía la fe, de los peregrinos venidos de Francia con los que se encontrase De Brussières en Roma, que no dejaron de rezar por su alma, ni de su hermano Théodore, que jamás se olvidó de encomendarle a la Inmaculada. Pero, sobre todo, recordaría el día de su extraordinaria conversión cuando, estupefacto, reparó en el ataúd colocado a la salida de la iglesia de Sant’Andrea delle Fratte, en el que se encontraba un cadáver para él desconocido pero ante el que no pudo sino exclamar, hondamente conmovido: “¡Cuánto ha rezado por mí este señor!”.

El cadáver, por el que De Brussières encargaba el funeral, no era otro que el del conde de La Ferronay, quien, advertido por aquellos franceses de su empeño en la conversión de Ratisbonne, había ofrecido nada menos que su vida a cambio del regalo de la fe para Alphonse.

La Ferronay, ministro de Carlos X y fidelísimo hijo de la Iglesia, había solicitado el permiso de su confesor para tal ofrecimiento. Dos días antes de los acontecimientos de Sant’Andrea delle Fratte, aquel señor, que lo era, moría fulminado por un infarto.

Notre Dame de Sion
Tras su experiencia mística, Alphonse Ratisbonne recibió el bautismo cuando apenas habían transcurrido once días. Como católico quiso adoptar el nombre de María, con el que se consagrará sacerdote jesuita seis años más tarde, en 1848. Pío IX le autorizará la fundación de una orden con su hermano Théodore -“Notre Dame de Sion”, no podía ser de otra manera- destinada a la conversión de los judíos. En París se dedicó a acoger a los judíos que se acercaban a la Iglesia y también fundó una casa para catecúmenos.

Aunque de un modo distinto al que imaginaba, Alphonse viajó con frecuencia a Tierra Santa, donde los dos hermanos se dedicaron a la predicación y evangelización.

Resultó, además, que en uno de los terrenos prolijos en ruinas que adquirieron en Jerusalén había estado situado el Litóstrotos, el lugar desde el que Pilatos ofreció a Cristo al pueblo de Jerusalén.

Alphonse Ratisbonne murió en 1884, en Palestina, en el emplazamiento que la tradición afirma se corresponde con el sitio en que se produjo la Visitación de María a Isabel.


Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada