viernes, 19 de agosto de 2011

Los Medios de comunicacion y la Necesidad de un Sano Escepticismo I

Un análisis inicial

Hace poco volvía a reflexionar acerca de la influencia de los medios de comunicación, algo que en mis estudios de filosofía me llamó la atención sobre todo con la escuela de Frankfurt que hace una crítica a los medios de masas, a la industria cultural y en general a la cultura altamente consumista que ha reducido a la razón a una razón instrumental. Pero bueno, tal vez en otro momento retome esas reflexiones y les cuente un poco de ellas, por ahora quiero centrarme en los medios de comunicación, aunque inevitablemente tendré que retomar algunos temas pues están relacionados.

Primero que todo tengo que decir que estoy a favor de la libertad de prensa y que veo utilidad en estos nuevos medios de comunicación que hoy día disfrutamos, es más, gracias a estos mismos medios yo puedo compartir con ustedes mis ideas y mis reflexiones, no se trata pues de condenar sino de analizar, de ser críticos, además, es importante y necesario que sepamos discernir para poder hacer un buen juicio acerca de la situación en que vivimos.

 

Así pues, en torno al tema, lo que me preocupa en cierta forma es el mal uso que se le dan a estos medios, que muchas veces, son utilizados por un grupo en especial o por una persona para "informar" o desinformar  sobre algún tema específico. Debemos pues enfocarnos y hacer una crítica puntual a la poca o nula neutralidad que supuestamente promulgan y que deberían tener los medios de comunicación,  es claro que no se puede esconder, aunque no en todos los medios, que existe una carga ideológica en la información que nos dan, lo cual, los convierte en un instrumento para la difamación, algunas veces de: una obra, de una institución o de una persona. Y ¿cómo lo hacen? por medio de información parcial o utilizando falacias, es decir, verdades a medias, se manipulas los datos, las estadísticas, las cuales, la mayoría de las veces, no son confiables, y peor aún, hacen que el público las tomen como verdades indiscutibles. 

Y es que no podemos ocultar el poder que tienen los medios de comunicación en la sociedad, de su capacidad de modelar las conciencias de una forma u otra, las personas que trabajan en estos medios adquieren un poder, adquieren una credibilidad fuerte. Así pues, el problema que veo, es la posible manipulación del juicio de las personas que leen o escuchan la información, ya que, ven la palabra del presentador o presentadora como única y verdadera y es curioso como un periodista, que habla de muchas cosas pero poco sabe en profundidad de todas ellas, hacen que las personas les creen a ellos, diría yo, más que a la misma palabra de Dios, y no es una exageración. 

Es por eso que esta posible manipulación del juicio (digo posible porque no se da de un modo inmediato y además no necesariamente se da en todos los casos, pues depende de la persona) crean una manipulación de masas que hacen, por ejemplo según Marcuse, un hombre unidimensional, es decir un hombre que es dirigido y que tiene poca capacidad de analizar, de ser crítico, no solo con la información que recibe, sino también con la vida que vive y con la sociedad en que convive, el hombre unidimensional es un hombre que ha utilizado poco su razón para reflexionar, para hacer juicios, sino para utilizar su razón de una forma instrumental, es decir, utiliza su razón solo como un medio para producir lo que el medio necesita de él, es una razón que se utiliza como medio para conseguir un fin, es una razón que convierte todo en objeto, pero no quiero profundizar mucho pues sería tema para otro momento.

Seguiré desarrollando el tema, pero no quiero hacer artículos largos sino más bien pequeños y con temas más bien definidos, este primer tema ha sido un poco general y a modo de introducción, a continuación iré desarrollando los temas relacionados, en los próximos hablaré de los problemas que trae consigo esta manipulación, cómo afecta a la Iglesia (y a cualquier institución, persona) y que actitud debemos tener ante los medios de comunicación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada