miércoles, 28 de marzo de 2012

Papa Benedicto XVI abogó por "cimentar una sociedad de amplios horizontes, renovada y reconciliada".

 Papa Benedicto XVI abogó por "cimentar una sociedad de amplios horizontes, renovada y reconciliada".

"Que nadie se vea impedido de sumarse a esta apasionante tarea por la limitación de sus libertades fundamentales, ni eximido de ella por desidia o carencia de recursos materiales", afirmó el Pontífice en su discurso de despedida en el aeropuerto de La Habana en presencia del presidente cubano, Raúl Castro.

Esta situación, prosiguió Joseph Ratzinger, "se ve agravada cuando medidas económicas restrictivas impuestas desde fuera del país pesan negativamente sobre la población", en una clara condena al bloqueo que Estados Unidos ejerce sobre Cuba desde hace más de 50 años.

El Pontífice reafirmó su mensaje de reconciliación al pedir que "Cuba sea la casa de todos y para todos los cubanos, donde convivan la justicia y la libertad".


"El respeto y cultivo de la libertad que late en el corazón de todo hombre es imprescindible para responder adecuadamente a las exigencias fundamentales de su dignidad, y construir así una sociedad en la que cada uno se sienta protagonista indispensable del futuro de su vida, su familia y su patria", recalcó el papa.

También apremió a desterrar, en la convivencia nacional e internacional, "posiciones inamovibles y los puntos de vista unilaterales que tienden a hacer más arduo el entendimiento e ineficaz el esfuerzo de colaboración".

Por contra, animó al "diálogo paciente y sincero" para solucionar discrepancias y dificultades.
 
La ceremonia de despedida de Benedicto XVI tuvo que celebrarse en el interior del aeropuerto de La Habana y con algo de retraso debido a la lluvia que cae sobre la capital cubana.
Benedicto XVI concluyó este miércoles su visita a Cuba después de tres jornadas en las que ofició dos misas en las principales ciudades de la isla, se reunió con el presidente Raúl Castro y también vio a su hermano Fidel.

Finalizó visita del Papa Benedicto XVI a Cuba
Tras su paso por México, el sumo pontífice llegó a La Habana y se reunió con Fidel y Raúl Castro.
La reunión se llevó a cabo tras la misa que ofició el pontífice en la plaza de la Revolución, informó el portavoz vaticano, Federico Lombardi. El papa y Castro hablaron durante media hora, se limitó a señalar el jesuita.


La reunión tuvo lugar catorce años después de que el líder de la revolución cubana, que entonces era 
presidente de su país, se entrevistase con Juan Pablo II durante la histórica visita que realizó a Cuba.

Fidel Castro había informado este martes de que hoy "gustosamente" saludaría al papa Ratzinger.

Aunque Fidel Castro, de casi 86 años, está retirado del poder desde 2006 por enfermedad, sigue siendo una personalidad de primera línea y según dijeron a Efe fuentes vaticanas no se descartaba el encuentro, en la misma línea que el que mantuvo  Benedicto  XVI con el excanciller Helmut Kohl durante su viaje de septiembre del pasado año a su natal Alemania.

Fidel Castro considera a  Benedicto  XVI "una buena persona" y según le dijo hace varios años al actual secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, cuando éste le visitó en la isla, tiene "la cara de un ángel".

Ya en aquella ocasión, Fidel Castro pidió a Bertone que trasladase al papa su invitación para visitar Cuba.

El 22 de enero de 1998 Fidel Castro recibió en La Habana a Juan Pablo II, con quien ya se había reunido en el Vaticano el 19 de noviembre de 1996. El encuentro duró 50 minutos.
Antes de iniciarse la entrevista, Castro le dijo a Juan Pablo II refiriéndose a los fotógrafos y cámaras presentes: "aquí nos tienen que pagar ellos a nosotros, nos explotan Santidad y no nos pagan", a lo que el Papa contestó: "sí, no pagan".

Fuente eltiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada