jueves, 1 de diciembre de 2011

Bases para La Confiaza y la Obediencia a Dios

Leyendo el evangelio de hoy y escuchando la predica de un sacerdote fray Nelson o.p, me hizo revisarme en la forma en que veo lo que Dios manda  al hombre.


En la Palabra que nos da la madre Iglesia para meditar hoy, vemos que Cristo nos dice que no todo el que dice Señor Señor entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Voluntad que está reflejada en las enseñanzas de la Iglesia y, las cuales a su vez, son tomadas de la Biblia o de la Tradición apostólica. Ahora bien sabemos que lo importante de la práctica de nuestro cristianismo va mas allá de las palabras, nosotros debemos encontrar la voluntad de Dios y cumplirla, debemos actuar como Dios nos manda y no solo decir que somos cristianos cuando con nuestras obras o palabras reflejamos otra cosa, 


Pero y qué razones tenemos para obedecer? bueno normalmente lo hacemos por dos razones: por miedo o por confianza, un ejemplo de miedo es cuando  alguien te amenaza y tu lo haces por miedo, a diferencia de un médico que nos receta y nosotros confiamos en él porque sabemos que ha estudiado que se ha preparado, que desea el bien para nosotros, el medico inspira confianza y por eso lo obedecemos.


Ahora con Dios debemos conocerlo más, algunas personas son ateas porque no confían en lo que podría parecer ser un invento del hombre para llenar sus miedos o algunas veces tienen una imagen distorsionada de un dios egoísta y castigador en el cual, obviamente, no vale la pena confiar. Estas falsas imagenes de Dios y muchas otras crean desconfianza o incredulidad en las personas, por eso se hace necesario descubrir al Dios verdadero y la mejor manera de descubrirlo es a través de Jesús, Dios hecho hombre que nos mostro el verdadero rostro de Dios, un Dios de amor y misericordia, un Dios que se entregó por amor para la salvación de sus hijos.


Ahora bien, cuando se llega a descubrir que Dios es de fiar aprendemos a confiar y cuando aprendemos a confiar aprendemos a obedecer porque sabemos que lo que dice Dios lo dice para nuestro bien, es claro que Dios habla con poder, con autoridad, pero ellas nos son para infundir miedo sino para buscar nuestro bien, Dios es el Padre amoroso que conoce lo que es mejor para nosotros y en sus mandamientos orientan nuestras vidas para que nosotros descubramos esa voluntad que nos hace salvos.



Así pues, Conozcamos más a Dios y Confiemos más en él, obedezcamosle con alegría pues sabemos que lo que nos pide nos lo pide para nuestro bien, que él conoce nuestras necesidades y nuestros caminos, que a pesar de que muchas veces no entendemos el porque de alguna situación, debemos saber que de eso Dios siempre puede sacar un bien para ti y para otros.



Evangelio de Hoy. Mateo 7,21.24-27:
 
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "No todo el que me dice "Señor, Señor" entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo. 


El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. 


El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada